La alimentación perfecta para combatir la diabetes

Si sufres de algún tipo de diabetes, o conoces a alguien que la padezca, debes saber que en una adecuada alimentación se encuentra la mejora sustancial a los efectos derivados de esta enfermedad. La alimentación va a depender de las necesidades individuales propias de cada persona y su organismo, teniendo en cuenta datos como el peso, la talla, el sexo, la actividad física que se realice…

El control del peso e ingerir los alimentos adecuados son las claves para mantener la diabetes a raya. Conocer y conseguir estos alimentos debe ser asignatura obligada para todas aquellas personas que directa, o indirectamente, tienen relación con la enfermedad que produce el exceso de azúcar en sangre.

La disminución de la secreción de la hormona insulina, que es la que controla estos niveles de azúcar o glucosa, se tiene que complementar con la ingestión de los alimentos apropiados. Los alimentos que mejor se ajustan a una dieta para diabéticos son aquellos que tienen poco índice glucémico, pero sí nos aportan los nutrientes necesarios para una alimentación completa, sana y equilibrada.

Los españoles lo tenemos muy fácil a la hora de elegir la dieta para combatir la diabetes, pues tenemos la considerada como mejor dieta del mundo; la dieta mediterránea, con frutas y vegetales de temporadas, ricos y sabrosos productos del mar, los cereales, como el trigo y el arroz, las legumbres y nuestro aclamado aceite de oliva.

Además de luchar contra la diabetes, adelgazar

Existen alimentos especiales, superalimentos podríamos denominar, que aportan la energía necesaria para una vida activa, sin el exceso de calorías que supondría el riesgo de engordar. A continuación, vamos a sugerir una serie de alimentos que podrían tener fácilmente esta consideración de especiales, con los que podrás hacer un rico menu con alimentos saludables y adelgazantes, para disfrutar doblemente, por sabor y por salud.

Comenzamos con algo típico de nuestras tierras y que podemos cocinar con los alimentos que componen la dieta mediterránea; la menestra. Es un guiso que se realiza con verduras variadas de huerta y de temporada. Tiene un alto contenido en fibra, que proporciona alrededor del tercio diario que necesitamos, además de ser buena fuente de magnesio y potasio.

Sugerimos que cuando haga ensaladas escoja las hortalizas de color verde oscuro, como las espinacas, la col berza o la col rizada, pues poseen menos calorías y carbohidratos. Del mismo modo, también es mejor sustituir las patatas por batatas o boniatos, como también se las conoce, pues tienen mucha vitamina A y fibra y un menor índice glucémico.

Del mar, el salmón es el preferido en esta categoría, por su alto contenido en ácidos grasos Omega 3. Siempre tome el pescado a la plancha o cocinado en el horno, evitando fritos y rebozados. De igual forma cocine la  carne, preferentemente blanca y baja en grasa, como el pollo, pavo o conejo.

Por último, no olvide tomar zumos naturales de cítricos, como la naranja, lima, limón o toronja. Es el método más sano y refrescante de tomar la proporción diaria de fibra soluble y vitamina C.

Elija y escoja, hay mucho donde poder hacerlo, como hemos comprobado brevemente. Disfrute de una alimentación sana que sirva para adelgazar con todo su sabor, luchando de paso contra el mal del siglo XXI; la diabetes.